fbpx

El Chico Corriente (Lealtad)

Termina la serie de las personalidades de David DeAngelo con dos personalidades tan perdedoras como frecuentes: el Chico Corrriente (sinónimo de lealtad) y el Lamebotas (la sumisión al extremo). Aunque ambos terminan siendo dominados por las mujeres, su estilo de vida termina por consolidar relaciones de largo plazo.

El Chico Corriente es el hombre promedio: fiel, estable, que busca una relación de largo plazo y con un estilo de vida convencional. Tiene un trabajo regular, obligaciones económicas sin relevancia y apenas con los fines de semana libre para su familia.

Todo tiempo pasado fue mejor

Pero no siempre ha sido así. El Chico Corriente muy probablemente fue un hombre activo, lleno de aventuras y diversión cuando era joven, pero llegaron los compromisos y terminó por apegarse a un estilo de vida monótono y sin gracia.

¿Qué pasó aquí? Para algunos la llegada de los 30 años significa también un cambio en la estructura del pensamiento y la filosofía de vida. La gran mayoría de personas pasan de la descomplicada vida universitaria a conformarse con un empleo y de ahí en adelante quedan atrapados hasta el final de sus días.

En busca de una relación duradera

Una de las pocas razones por las cuales este arquetipo logra seducir es por la estabilidad que proyecta. El ser visto como un hombre predecible hace que la chica en cuestión sienta la seguridad de que no le será infiel y tendrá el control sobre sus horarios.

Incluso tratándose de hombres con una personalidad fuerte y definida, con el transcurrir de la relación los roles se invierten y ella pasa a ejercer un dominio absoluto: le dice qué hacer, cuestiona sus cambios inesperados de horario, demanda explicaciones constantemente, y un largo etcétera.

¿Qué hacer para contrarrestar esta personalidad?

La recomendación básica es abrir la mente a las actividades nuevas. La edad es al final de cuentas un número que aparece en el documento de identidad, pero es el espíritu interior el que finalmente te anima y dirige hacia todo aquello que desees realizar.

Muy probablemente la atadura principal esté ligada al trabajo. Un empleo formal suele ser una limitante desde el punto de vista del tiempo libre, y el dinero recibido a cambio usualmente se destina a gastos convencionales como una casa, un carro, la educación de los hijos, las vacaciones anuales y la navidad. Así sucede año tras año……

Rasgos predominantes

  • Estilo de vida monótono y convencional.
  • Personalidad predecible. Es muy fácil anticiparse a sus decisiones y actividades.
  • Vive con miedo a explorar campos nuevos a nivel laboral o de esparcimiento.
  • Alto grado de frustración por no haber realizado más cosas cuando “era jóven”.
  • Orientación hacia la estabilidad. Son hombres aversos al riesgo y los cambios.
  • Usualmente se considera “poco capaz” de hacer algo nuevo. Renuncia antes de intentar algo.
  • Pocos o ningún vicio.
  • Rara vez altera su rutina.
  • Planifica y medita mucho antes de actuar. Casi nunca asiste a eventos que no ha programado con antelación.

Just Livin Life!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *