fbpx

Escribe tu propio Funeral

Es algo que todos hemos imaginado en un momento u otro. ¿Qué haríamos si tuviéramos la oportunidad de asistir a nuestro propio funeral? ¿Quién estaría allí? ¿Vendrían muchas personas? ¿La mujer que rechazó nuestro amor asistiría y finalmente se daría cuenta de quién eras? ¿Será que descubres a alguien que pensabas era muy cercano a ti y en realidad no lo era?

Y, por supuesto, la cosa nos preguntamos la mayoría es la siguiente: ¿Qué dirá la gente de mí? ¿Cuáles son las cosas que las personas recordarán de mi vida y cómo se sintieron conmigo? ¿Cómo se me elogió?

Hoy vamos a tomar estas reflexiones imaginado un paso más allá de nuestras vidas. Nosotros vamos a escribir nuestras propias alabanzas. A primera vista puede parecer un poco morboso, pero todos debemos enfrentar nuestra mortalidad de vez en cuando. Nuestra sociedad hace una explosión ocultándonos la muerte de nuestra vista y muchos de nosotros vivimos en un estado de negación sobre el hecho de quejamás veremos ése día. Pero sucederá. Reconociendo este hecho puede ayudar a concentrarnos en vivir cada día
con un propósito. Incluso si vivimos hasta que tengamos 90, ese día llegará más rápido de lo que podamos imaginar.

La vida es corta: Carpe Diem!

Cómo escribir tu propio funeral

Por supuesto que no puede describirlo sin saber cómo escribir uno en general. Muchos de nosotros probablemente no tenemos mucho o nada escrito de cómo sería ése día. Así que vamos a repasar algunas pautas básicas.

Hay varios formatos diferentes en el que un funeral se puede llevar a cabo, y nos tenemos que centrar en un funeral real, usted quizá quiera que las personas se tomen algún tiempo para llevar a cabo historias humorísticas en su discurso. Pero para nuestros propósitos hoy, vamos a mantener nuestros elogios simples y directos.

El tipo más sencillo de funeral para escribir es un “funeral cronológico.” Básicamente Inicia desde el nacimiento de la persona, y da un recorrido por donde vivían, su educación, matrimonio, familia, hijos, carrera, logros, y así sucesivamente. He aquí cómo empezar:

Paso 1: Escribe saliendo de tu zona de confort

Siéntese e imagine que usted vivió hasta que tuvo 90. Ahora imagina lo que hizo durante sus 9 décadas de la vida. Dónde viviste, quién te amaba, cómo actuaste. Esta es su vida como usted espera haber vivido. Anote algunos “recuerdos” de sí mismo en respuesta a la siguientes preguntas.

• ¿Donde vivías? ¿Te quedaste en la ciudad en la que nació en? Hizo
usted vive en una tierra muy remotas? ¿Se mudó cada pocos años? Donde qué se jubile?
• ¿Cuáles fueron tus aficiones? ¿Qué te gustó hacer a los 20 años y 30s? ¿Qué te gustaba hacer con tu familia? ¿En qué te mantenías ocupado en el retiro?
• ¿Qué tipo de relaciones tuviste? ¿Te casaste? ¿Cuántos niños tuviste? ¿Cuántos amigos tuviste? ¿Muchos? ¿Si fueron pocos realmente eran buenos?
• ¿A dónde fuiste a la escuela? ¿Qué estudiaste?
• ¿Qué hiciste para el trabajar? ¿Creaste una empresa o te quedaste en un trabajo? ¿Cambiaste de carrera muchas veces?
• ¿Has ganado algún premio o logrado cualquier hazaña notable?
• ¿Qué fue lo más memorable que hiciste? ¿Tuviste sentido del humor surrealista? ¿Realizabas delicias en la cocina? ¿Tu amor era insaciable por la aventura? ¿Era tan grande tu pasión por estar al aire libre? ¿Tu fe era inquebrantable?
• ¿Qué había en ti que la gente admiraba más? ¿Tus amigos tenían una inquebrantable
lealtad contigo? ¿Cómo era su honestidad? ¿Cómo era su ética de trabajo? ¿Cómo era su amor por tu familia? ¿Su paciencia? ¿Su liderazgo?
• ¿Cuáles serán las personas más cercanas a usted? ¿Cómo eran los regalos hechos en casa en las Navidades? ¿Qué tan buen oyente que eras? ¿Cuántas cartas enviaste a los amigos por escrito?

Paso 2: Convierte los acontecimientos deseados en tu funeral

Ahora vas a tener todas las ideas que acabas de escribir en los puntos que se presentan abajo y los unirás en un proyecto acabado. Aquí hay un formato fácil de seguir:

1. Nacimiento y niñez. Mantenga esta sección bastante breve.
2. Universidad y la carrera. Cuando usted fue a la escuela, cuando se especializó en,
qué puestos de trabajo obtuvo. Incluya todos los premios que usted ganó o logros
que ha realizado.
3. La familia y las relaciones.
4. Sus aficiones e intereses.
5. Las cualidades y características que lo diferencian y hacen
que sea memorable.
6. ¿Qué perdería la gente por ti?

Su elogio no tiene que ser una algo interminable. Sólo concéntrese en los puntos altos de
su vida, las cosas realmente importantes. He aquí una muestra de un funeral que me inventé:

“Carl Johnson era un auténtico neoyorquino. Nacido en la ciudad en 1978 y él nunca realmente lo fue. A pesar de que viajó por el mundo extensivamente, y vivió
a veces en otros lugares, siempre llegaba a casa a la Gran Manzana. Él dijo que llevaba a esa ciudad verdaderamente en su sangre, y nunca hubo ninguna duda acerca de dónde se retiraría. Carl creció en el Bronx y mostró su propensión a la
aventura desde el principio cuando se escapó de la casa y montó en el metro a todos lados a donde se dirigía en la ciudad, a la la tierna edad de 8. Los padres de Carl estaban aterrorizados;

Carl quedó Encantado.

Carl fue a la escuela en la Universidad de Nueva York y estudió periodismo. Él quería ser otro Bob Woodward o Carl Bernstein. Trabajó durante varios papeles menores,
siempre quemándose las pestañas, siempre tras la pista de la próxima gran historia.
Consiguió su trabajo ideal cuando fue contratado por el Times New York, el cual fue un trabajo en Washington. Él amaba a los políticos. Le encantaba al fondo de todos los asuntos que consideraba interesantes y trataba de verlos de otra manera. En su mayoría
sobre todo, le encantaba descubrir la corrupción. Él era un idealista que creía que
un hombre podría ayudar a cambiar el gobierno mediante la exposición de las cosas ocultas hacia la luz. Esto fue su trabajo logrando otener el premio Pulitzer por
su historia en el soborno pasando en el Departamento de Recursos Naturales.

Mientras Carl amaba su trabajo, él amaba a su familia más. Se casó con Cindy, el amor de su vida en 2001.Ellos estaban tan cerca y enamorados como cualquier pareja que se hubiese conocido antes. En referencia a Cindy, él le dijo: varias veces: “Yo soy el hombre más afortunado del mundo.” Juntos, él y Cindy tuvieron dos hermosos hijos, Robert y Elizabeth. Él adoraba a esos chicos. No
importa lo ocupado que estuviera en el trabajo, Carl siempre allí en cada actividad que sus niños tenían. Eran los grandes logros de toda su vida, pues Carl estaba muy orgulloso de la
personas espléndidas que sus hijos resultaron ser.

A pesar de que se estableció, Carl nunca renunció a su espíritu aventurero. Los lugares que viajaron son demasiado numerosos en su lista. Él quería ver todos los rincones de el mundo y muy bien lograr hacerlo. Él acampó en Alaska, cabalgó
un elefante en Egipto, y navegó por el Amazonas. Tenía una larga lista de sueños de cosas que quería lograr, e hizo de todos y cada uno de ellos antes de que finalmente estirar la pata.

Inequívocamente puedo decir que Carl era el mejor hombre que yo conocía. Combinó una actitud carpe diem con fidelidad a su familia y un intachable profesionalismo en el trabajo. Todo lo hizo con integridad. 20 años después de que yo le había prestado 50 dólares, se encontró con un pagaré, escrito en un post-it y metido en una caja de zapatos. Hacea mucho tiempo yo había olvidado el préstamo, pero Carl vino a mi casa ese mismo día a pagarme. El era muy leal, casi hasta la exageración. Sea cual sea el atasco el el que alguien estuviera, no importa qué tan ocupado Carl estuviera, él dejaría todo para venir a ayudarnos. Daría a cualquier persona su camiseta si fuese necesario. Sin embargo, mientras que sus principios eran rígidos, él no era rígido. Él
podía encontrar humor en absolutamente todas las situaciones.

Voy a extrañar muchas cosas de Carl. Yo perdí su poderoso oso de peluche. El era un hombre avergonzado de abrazos. Echaré de menos las tortitas de arándanos que hacía cuando nos venía visitar. Voy a extrañar su optimismo inquebrantable. Como todas las personas tenía desafíos a los que tuvo que ser enfrentado y superar. Echaré de menos las grandes recomendaciones de libros que me dio; él siempre parecía saber exactamente lo que me encantaría. Echaré de menos escuchar rugiendo su motocicleta, sonriendo mientras la conducía. Siempre fue tan juvenil de todo lo que cualquier persona que haya conocido nunca. Cada vez que estaba con él, de alguna manera me sentía más vivo. Ahora se ha ido, no puedo sentir más esa juventud y sin embargo su legado permanece diciendo aprovecha el día “.

La tarea de Hoy: Escriba cómo sería su propio funeral

Enfrenta la mortalidad y realmente piensa un poco sobre cómo desea ser recordado. Tu no tienes que hacerlo exactamente con siguiendo las directrices de ejemplo que se han dado Aquí. Se tan creativo como quieras

Just Livin Man!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *