fbpx

Rompe el ciclo de los patrones mentales que te impiden conquistar una mujer

Con las chicas de mi país funcionan bastante bien tus consejos, he encontrado que con las Alemanas y Francesas esto no me ha funcionado tanto, quizá por las diferencias culturales entre los Latinoamericanos y los Europeos.

Muchas veces la gente nos pregunta algo muy parecido, normalmente es al revés, normalmente me dicen “Esto sí funciona en otro país, pero en mi país no funciona” desde el Sur América muchas veces he recibido comentarios que dicen “Esto sí que debe funcionar con chicas de Europa pero no va a funcionar en mi país”.

La mala noticia es que no son ellas, eres tú, no es que las chicas tengan un problema, no es que las chicas de Alemania son más difíciles, lo tienes en tu mente, no es así, tú te sientes diferente hablando con una alemana, por si estás en tu país, me imagino que estás de vacaciones.

Habla con unas chicas y pregúntales si se comportan un poco diferente cuando están de vacaciones. Sí, incluso yo me comporto diferente si estoy de vacaciones. Eres tú, no son ellas, eres tú.

Posiblemente tú estás quedando como un imbécil por lo que tienes en la cabeza, tú estás pensando algo como “Quiero tener sexo con una alemana” si tienes esto en la cabeza, lo tienes escrito en la cabeza, tus intenciones están escritas en la cabeza, esto no es muy bueno porque no vas a tener a ninguna alemana.

El propósito de este post no es solo recriminarte, más que esto queremos ofrecer una solución. Tienes que aprender a tener otra cosa en la cabeza mientras hablas con una chica, hay una especie de patrón.

El patrón tiene un propósito, estás hablando con la chica, estás diciendo algo interesante, pero estás hipnotizándote a ti mismo, pero te quitas de la cabeza que estás hablando con una alemana y que quieres tener sexo con ella.

Hablar con una chica que es de otro país es muy fácil, la primera pregunta que le dirías, sería “¿De dónde eres?” y puedes hablar de las diferencias, lo que vas a hacer es comparar culturas y borrar las diferencias de tu propia cabeza, estás hablando con ella, pero el propósito es hipnotizarte a ti.

Vas diciendo algo como “¡Claro! la primera vez que yo fui ahí me di cuenta que no es lo mismo hablar con alguien de otro país que hablar con alguien de tu propio país, al principio hay un muro y no puedes olvidar que estás hablando con un extranjero, hay cosas que no es lo mismo, no puedes entrar, no puedes tener una conexión con esta persona por este muro y de repente es muy fácil darse cuenta que el muro a veces solo está en la cabeza, lo puedes quitar fácilmente, tienes a una persona delante de ti, tienes una persona con la cual puedes hablar y conectar, es así de fácil.

Eso sí, es un patrón y le va a afectar a ella también, la chica va a procesar lo que estás diciendo. Lo que pasa con los patrones como usar la palabra “Yo” es que demasiados chicos usan los patrones para convencerla a ella y lo que hacen es recitar un guión, pero lo que tienes que pensar es “A ver si la chica se lo cree” estás haciendo algo para manipular a la chica, no lo hagas, lo que estás haciendo es que debes entrar en estado.

Usa la hipnosis como una autohipnosis, lo que quieres hacer es dibujar la barrera, el muro, quitarlo con la mano, apreciando que todo está en la mente, la barrera o el muro está en tu cabeza y tienes una persona delante con la que puedes conectar, dibujando la conexión.

Cuando tengas claro esto, tu estado cambia y esto se transmite a la chica y ella también puede relajarse, el patrón solo está comunicando a la chica cuando tú ya lo haz asimilado, el patrón es tu autohipnosis.

Una vez que haz olvidado la diferencia cultural que hiciste, una vez que has saltado el prejuicio en tu propia cabeza, ya puedes conectar porque todos somos personas, hay diferencias culturales pero no estamos hablando de la cultura, queremos saltar todo esto y hablar con la persona, con la chica, la única forma de hacerlo es saltando nuestros propios prejuicios, cuando la chica detecte que estamos saltando nuestros propios prejuicios, ella también puede bajar la guardia y bajar sus prejuicios también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *