fbpx

El Factor Fulana

¿Qué diría el común de la gente cuando ve un hombre que seduce a una mujer rápidamente? “Es un Don Juan”, “Es hábil con las mujeres”, “Es un mujeriego”….. y así por el estilo. Un hombre con habilidades para conseguir pareja está entre lo moralmente condenable (mujeriego-promiscuo) y lo aceptable (está en la capacidad de reproducirse). Con las mujeres es completamente diferente. Una chica que se deja conquistar fácilmente es una Fulana, y eso que con esa palabra apelamos a la decencia, porque aquí caben sinónimos como puta, zorra, zunga, guarra….

El Factor Fulana (FF) es un obstáculo que ralentiza el proceso de seducción. No importa cuán bueno seas ni qué tanta atracción hayas generado, a una mujer sencillamente no le conviene quedar como una fácil. Para ellas es cuestión de proyectar selectividad. Es preferible posponer el primero beso, ir más despacio y hacerse la difícil para que sus amigas vean que se está tomando el tiempo adecuado. La reputación pesa mucho en este juego.

Cuando posponen el sexo

Esto es algo que ya había mencionado en el post de los tres momentos del rechazo pero que bien vale la pena retomar bajo este enfoque. Las mujeres quieren sexo y gustan de los orgasmos tanto como nosotros, pero tienen ese “plus” que la mayoría de hombres olvida tener en cuenta y es el de las emociones.

¿Cómo crees que se sentiría una mujer si tiene sexo con un tipo y a la semana siguiente se acaba la relación? Obviamente se va a sentir utilizada, víctima de un hombre que la engañó haciéndole creer que iba a ser una relación seria pero que finalmente todo fue una ilusión. Añádale a ésto el hecho de que se acuestan con muy pocos hombres y verás como crece el resentimiento en ellas.

Superando el FF: Aísla tu objetivo

Esencial en la seducción es comprender la importancia de estar a solas con la chica que te gusta. Esto aplica tanto para el proceso en sí (conversar y atraer sin amigos distractores) como para el momento en que quieras besarla. Simplemente llévala a otro sitio donde no se vaya a sentir juzgada por sus amigos, vas a notar como sus defensas bajan y hay menos resistencia.

Para eso sirven las citas. Además de que en una salida puedes generar atracción y conocerse el uno al otro,es también la ocasión perfecta para calibrar si estando a solas ella es más accesible. Sobra decir que cuando vayas a cerrar el trato es imprescindible asegurarse de que estén en un sitio donde ella se sienta cómoda y sin la presión del qué dirán.

¿Qué nos queda entonces? Paciencia y comprensión con estas féminas. Algunas veces cederán fácilmente tan pronto las aísles, otras pondrán una barrera tras otra porque desean asegurarse de tus intenciones. Si esto último sucede recuerda que la historia da cuenta de guerras demasiado costosas por territorios que simplemente no valían la pena.

Just Livin Life!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *