fbpx

El Juego Interno: La esencia del seductor

La seducción tiene básicamente dos ejes: uno está ligado a lo que tú eres (personalidad) y otro está orientado hacia la parte estratégica: las rutinas y tips que te pueden ser útiles en las citas. Hoy veremos uno de los conceptos más importantes del primer eje.

¿Qué es el Juego Interno? Son todos aquellos pensamientos, creencias, miedos y emociones que experimentas en un momento determinado y que articulados conforman tu personalidad. Cuando estos adquieren mucha fuerza comienzan a manifestarse a nivel comportamental, es decir, en tu Juego Externo.

Si eres tímido proyectarás esa clase de sensación/miedo a través de una voz débil, una postura cerrada y poco contacto visual. Si por el contrario eres seguro de ti mismo sonreirás más a menudo, entablarás conversaciones fácilmente, harás contacto físico más rápido, tu postura será erguida y hablarás con un tono más fuerte. Tu juego externo traduce y comunica lo que estás pensando y sintiendo.

Mitos y Creencias

Los hombres que no se sienten impedidos a la hora de acercarse a una mujer tienen un conjunto de creencias, falsas entre otras cosas, que limitan su accionar. De ahí se desprenden pensamientos como:

  • No estoy bien vestido.
  • No tengo suficiente dinero.
  • Ella debe tener novio o sólo tiene citas con hombres atractivos.
  • Me va humillar en público.
  • Me va a rechazar.

Estas percepciones se refuerzan una y otra vez debido a la ausencia de una experiencia que se encargue de derribarlas, lo que nos conduce al siguiente punto….

Cuestión de Experiencia

¿Leyéndote todos los manuales de seducción lograrás convertirte en uno de ellos? Si no aplicas lo que aprendes, difícilmente lo vas a lograr. Una de las cosas que más impacto tuvo en mi juego interno fue interactuar con HB´s 9 y 10 (Hot Babes o Tías Buenas o Mujeres desquiciadamente hermosas, como prefieras). Con el transcurrir de los abordajes y conversaciones el aspecto físico comenzó a ser algo común, por lo que me sentía menos intimidado y podía concentrarme en la conversación. Esa creciente seguridad (y en parte indiferencia) se capitalizó en los resultados que siempre había buscado.

Si tienes algún miedo en particular haz precisamente aquello que te limita. Si le tienes miedo a las alturas inscríbete en un curso de escalada, si te da vergüenza ir a una discoteca porque no sabes bailar entonces toma clases, si le tienes miedo al auditorio entonces toma la palabra en cada oportunidad. No huyas de lo que temes, ¡enfréntalo!

Controlando lo externo

El cambio a nivel interno es un proceso que a veces puede acelerarse enfocándose primero en lo externo. Lo primero es comenzar a cambiar todo ese tipo de señales no verbales que comuniquen una personalidad poco interesante. Al principio tendrás que recurrir a procesos conscientes como vigilar tu postura mientras caminas y hablas con tus compañeros de trabajo, el tono de tu voz, la forma en que te expresas y todo lo que vimos en el post anterior. Con el tiempo tu cuerpo y personalidad asimilarán los efectos positivos de ese cambio y los implementarán de manera inconsciente.

¿Te conoces lo suficiente como para saber si tienes algún tic en particular? Bueno, si no es así ponte en contacto con un amigo o amiga con el que tengas confianza para que té de unas cuantas pistas. Esta parte es un poco más complicada porque son respuestas inconscientes a determinados estímulos, pero si logras sorprenderte a ti mismo con uno esos tics entonces suspéndelo. Puedes utilizar la técnica del anclaje para activar sensaciones de bienestar.

De manera simultánea al desarrollo de las técnicas y rutinas evalúa tu crecimiento a nivel interno. Verás como el nerviosismo y la ansiedad comienzan a perder terreno frente a la confianza y el carisma. La experiencia es invaluable en este punto, así que no dejes que pase un día sin que hayas dado un paso hacia la perfección de tu método.

Just Livin Life!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *