fbpx

Esto está científicamente probado (es fácil y funciona)

Quiero iniciar preguntándote cuántas veces te has sorprendido a ti mismo en alguna de las siguientes situaciones:

• Repitiendo sin parar en tu mente, una y otra vez, alguna situación embarazosa que sucedió en el pasado.
• Imaginando conversaciones con personas en tu cabeza y practicando lo que dirás a continuación.
• Atascado en bucles negativos de pensamiento, como sentirte inseguro acerca de ti mismo o imaginando el peor escenario posible cuando hablas con alguien

Estos malos hábitos de pensamiento son los responsables de mantener a los introvertidos y tímidos lejos de situaciones sociales, solos y, en algunas ocasiones, ansiosos frente a escenarios donde hay más personas.

Y esos malos hábitos de pensamiento los jugamos una y otra y otra y otra vez en nuestra mente.

Hasta que simplemente agotan nuestra confianza en nosotros mismos.

Y por último se llevan nuestras habilidades sociales, nuestra seguridad para estar con otros, nuestra capacidad de conversar tranquila y relajadamente.

¿Cuál es la solución entonces?

La psicología positiva no lo es. El asunto no está en pensar en positivo o forzarte a ti mismo a detener los pensamientos negativos en tu cabeza.

Esa es la clase de consejos que simplemente no funciona.

La razón es que nuestro cerebro está “cableado” de una forma muy compleja para producir justamente ese tipo de mecanismo.

Está “cableado” para obsesionarse con algo que te pasó, por ejemplo, hace cinco días, o incluso hace un par de meses. Incluso, con algo vergonzoso que quizá pasó hace años.

Y eso que pasó lo extiende al futuro, para preocuparnos por aquella conversación que tenemos ahora, o para tensionarnos porque vamos a salir con un grupo de personas, o para generarnos ansiedad porque veremos a la persona que nos gusta.

La meditación es una de esas herramientas que puede ayudarte, y para mi es una de las prácticas y hábitos que recomiendo para alguien tímido, ansioso, con exceso de pensamiento y análisis o para alguien ansioso socialmente.

Los estudios sobre la meditación indican que usualmente cuando no aplicamos técnicas de relajación, respiración y enfoque de la atención tenemos una parte de nuestro cerebro más activa llamada “Centro del Yo”, y esta zona está conectada con nuestra zona de miedos.

Esto significa que todo aquello que te produce ansiedad o miedo estará asociado a ti, será asociado a algo que te produce un peligro físico, algo que atenta contra tu seguridad. Y eso se debe a que es precisamente porque el “Centro del Yo” es el encargado de procesar esa información.

Y esta misma razón, el procesamiento ubicado en el “Centro del Yo”, explica por qué nos quedamos bloqueados en la repetición incesante de patrones de pensamiento que nos paralizan, pensamos en errores, en lo que puede salir mal, lo que pensarán las personas de nosotros.

La meditación permite a las personas ver todo lo que pasa desde una perspectiva equilibrada, donde los patrones de pensamiento excesivo y la preocupación disminuyen. Sólo la práctica de la meditación y la práctica de la atención plena te permitirá “re escribir” el cableado de tu cerebro.

Just Livin Life!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *