fbpx

La Comunidad de la Seducción: Sus Métodos y Vicios (Parte I)

El post de hoy está dirigido tanto a novatos como expertos en esto de la seducción: a los primeros con el fin de advertirles acerca de lo que hay en la comunidad, y a los segundos para que abran los ojos. Y es que he encontrado un montón de personajes deambulando por ahí cuya vida sólo se centra en las mujeres, los que se la pasan leyendo centenares de páginas y material buscando la última rutina, y aquellos que nunca faltan: los que volvieron esto un negocio. Por supuesto, no todo es malo, pero lo que en un comienzo te puede ayudar también puede convertirse en una peligrosa adicción.

¿Quiénes son los PUA´s?

Los PUA´s (Pick Up Artists) o AVEN (Artistas Venusinos), son una especie de gurús que se han dedicado a propagar sus métodos y técnicas a través de manuales, foros, seminarios, etc. Acá encuentras de todo: desde vestuarios exóticos y trucos de magia, hasta el uso de herramientas como la PNL y la hipnosis.

Sin embargo, el término también lo han venido utilizando algunos miembros de la comunidad que se consideran a sí mismos como expertos en el arte de seducir mujeres. Para mí eso es una etiqueta más, en la mayoría de los casos se trata de hombres que tratan de exteriorizar su ego o de un mediocre intento por vender su propio método.

Las rutinas y el material enlatado

La seducción es un arte, no una ciencia. No hay fórmulas ni frases infalibles. Los hombres somos racionales y, debido a la continua búsqueda de procesos lineal, queremos métodos con resultados 100% garantizados. Las primeras preguntas de los novatos suelen ser “¿Qué le digo?” y “¿Cómo empiezo la conversación con una chica que me gusta?”. Por eso buscan material elaborado y probado de antemano para empezar con pie derecho, pero la realidad es que la falta de naturalidad los termina traicionando.

No te voy a negar que al principio las rutinas te van a proporcionar ese impulso inicial, pero la seducción va mucho más allá de lo que dices. Dominar conceptos básicos como la atracción, la conexión emocional y la seguridad en sí mismo hacen más que toda esa palabrería junta.

¿Entonces por qué publico rutinas? Porque a mi modo de ver son ejemplos de lo que deberías decir (algo así como una guía), pero nunca lo hago bajo la forma de líneas que harán que ellas mueran por acostarse contigo. Lo importante es que comprendas la función que hay detrás de cada frase: proyectar el sentido del humor, ser arrogante y divertido al mismo tiempo, bajarlas de un pedestal, etc.

Ahora bien, todos tenemos rutinas y clichés sea que leamos o no acerca de la seducción Esto lo veremos luego en un post que estoy preparando sobre el diseño de tu repertorio personal. Por ahora puedes complementar esta sección con el artículo sobre el uso y abuso de las rutinas.

El Sargueo

Este término tiene su origen en el gato de Ross Jeffries. Se llamaba Sargy, y cuando salía por las noches a buscar gata salía a sargear (o sarguear, como prefieras, otra palabra más). Para los PUA´s esto no es más que ir a discotecas, bares y otros lugares donde abunden las mujeres con el fin de ligarse a una que otra.

¿Qué clase de cuerpo, mentalidad y billetera toleran salir a ligar todas las noches? ¿Acaso un empleado promedio que trabaje de lunes a viernes es incapaz de desarrollar una personalidad seductora si no es saliendo a bares y discotecas?

Personalmente yo abogo por lo que he denominado Seducción Contextual (ver post). No soy el tipo que te recomienda que salgas todas las noches, sino que aproveches los contextos en los que te mueves como la universidad, el gimnasio, los cursos extras, etc. Es mil veces más fácil y satisfactorio encontrar puntos en común y dirigir una conversación en sitios que realmente frecuentas y donde no hay ruido, que sugerirte entrar a un bar y entablar conversaciones siguiendo una serie de rutinas y truquitos de magia para llamar la atención de las chicas.

El Pavoneo

Esta es la parte más ridícula de todo esto. Se trata de utilizar piercings, manillas, ropa extravagante y cualquier accesorio que tengas a la mano para ser el centro de atención. El maquillaje en los ojos y uñas también forman parte del repertorio. ¿Funcionan ésta clase de técnicas? Por supuesto, disfrázate (a falta de otra palabra mejor) con un sombrero gigante y las mujeres no dejarán de mirarte, tendrás cientos de temas para conversar y nunca las vas a aburrir.

Eso me suena a bufonería. Para ser exitoso con las mujeres no tienes que apelar a semejantes payasadas. Lo peor de todo esto que encuentras muchos hombres que se aferran a esta clase de recursos por el simple hecho de que los grurús los recomiendan, sin detenerse siquiera a examinar la congruencia con su estilo personal.

Hasta aquí por ahora. En la siguiente entrega veremos los seguidores incautos, la seducción como negocio, las mujeres como eje central y el sexo como fin último…

Just Livin Life!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *