fbpx

Películas sobre seducción: “Let the Game Begin”

Finalmente pude ver una película sugerida acá en los comentarios acerca de la seducción. A diferencia de Hitch, este film claramente está basado en la comunidad de la seducción, con todos los términos y hasta la aparición de Zan Perrion. Como película es mala hasta la saciedad (actuaciones, historia y recursos cinematográficos pobres), y si lo que buscas es aprender sobre seducción te convendría tener en cuenta algunos detalles relacionados con los vicios de la comunidad de la seducción:

1- Un mundo de fantasía

Una película es en realidad una proyección de las fantasías de los espectadores: héroes, batallas, romances, finales felices, etc. Todo esto es un reflejo de lo que nos gustaría que fuese nuestra vida, pero así como a las niñas les venden comedias románticas, a los miembros de la comunidad de la seducción les venden la idea de que las mujeres sucumben con facilidad a las técnicas de seducción.

Por ejemplo, tú ves al personaje de Rowan (el seductor de 5 rupias) ligando a diestra y siniestra sin ser rechazado o con mujeres que caen fácilmente en sus remedos de rutinas. Ve a un bar cualquiera a ver si logras emular la mitad del éxito de este tipo.

2 – Rowan: la involución del seductor

Este personaje me desagradó bastante. No sólo su actitud es arrogante y sobradora, sino porque es un reflejo perfecto de aquello en lo que muchos aspirantes a seductores terminan convirtiéndose y que deberías evitar a toda costa.

Lo primero es que todo el tiempo está pensando en seducción, abordajes y siempre está en modo “cacería”. Este es el caso de los hombres con problemas de autoestima que lo “resuelven” rodeándose de mujeres para inflarse el ego, o de aquellos que lidian con el homosexualismo reprimido (a lo Casanova).

El segundo aspecto es la cantidad de mentiras y payasadas a las que tiene que recurrir. Una cosa es usar una rutina como los anillos para divertir, y otra es inventar historias y eventos para hacerles creer a las chicas que eres un tipo exitoso y lleno de aventuras. La escena de las pelucas es el mejor ejemplo de lo payaso que puede ser un hombre para conseguir la atención de las mujeres.

Por último, casi toda las escenas de seducción transcurren en bares y clubes nocturnos. Además de que parece que no conocieran más lugares, al final terminan saliendo con prostitutas (pagar por sexo no es seducción).

3 – Seducción e Identidad

Del otro lado se encuentra el protagonista de la historia: Tripp. De él no hay mucho que decir porque es evidente que su actitud inicial es un desastre, pero las técnicas que le brinda Rowan lo llevan al extremo de lo nocivo.

Me quiero referir en particular al cambio de imagen. Ok, mejorar tu vestuario es de hecho una de las mejores cosas que puedes hacer para ganar presencia, pero cambiarse el nombre o el acento con el fin de ligar es simplemente patético.

¿Te imaginas entrando a una disco y usando ese tipo de técnicas? ¿Donde queda tu identidad? Al final ellas se enamorarán del personaje que fabricaste y no del tipo que en realidad eres.

En el próximo post hablaré sobre El Método de Neil Strauss, un excelente libro que tiene mucho contenido entre líneas.

Just Livin Man!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *