fbpx

Soledad: Las Vacaciones del Seductor

Para muchos ya las vacaciones de fin de año habrán terminado y regresan a sus labores cotidianas. Todos necesitamos un descanso para renovar fuerzas, dedicarnos a otros aspectos de nuestras vidas y explorar nuevas ideas. Esto aplica igualmente en el campo de la seducción y las relaciones de pareja, es lo que he denominado Las Vacaciones del Seductor.

Tómate unas vacaciones de la seducción

Descansa. Has seducido, mejorado tu estrategia y te has esforzado durante meses enteros, e incluso años. ¿Cuánto tiempo llevas sin estar solo? ¿Cuánto tiempo hay entre cada relación que inicias?

Ser un seductor significa que todo el tiempo estarás generando atracción, aun cuando ese no sea tu propósito, pero tomarte unas vacaciones significa decir “No” durante una temporada. Este espacio para ti no tienes que tomarlo justo ahora que lees este post, puede ser dentro de unos meses o semanas, pero sí es muy importante que evalúes que tan inmerso te encuentras en todo esto de la seducción.

Evitando la dependencia afectiva

Una de las razones por las que es muy importante considerar estas vacaciones es para determinar que tan dependiente eres a nivel afectivo. Las personas que se involucran en una relación tras otra incesantemente tienen por lo general un cuadro de dependencia. La soledad les parece un estado de derrota, fracaso o incluso lo asocian con su aspecto físico (“no tengo novia/o porque soy feo/a”).

Algunos hombres dirán: “Conmigo no es así, yo lo que busco es únicamente sexo”. Pues bien, y para que lo consideres aunque no sea tu caso, la búsqueda de la satisfacción sexual a veces está ligada a lo afectivo. Un hombre obsesionado con el sexo no está simplemente detrás del orgasmo, puede esconder alguna inseguridad sexual o estar una pareja le saca del grupo de “perdedores” que no ligan.

Por eso es importante abrir un espacio para la introspección: ¿qué estás buscando cuando seduces a una mujer? De todos los elementos que involucran una relación (sexo, compañía, afecto, etc) ¿cuál es el más importante para ti en este momento?

La soledad también es una elección

Para los hombres que no han desarrollado habilidades sociales, la soledad es una constante, y eso resulta muy frustrante. Pero en la otra cara de la moneda están aquellos que seducen sin mayores complicaciones, que siempre están saliendo con alguna chica y nunca parecen estar solos.

En el caso de los primeros la soledad es el estado del que quieren salir y estoy completamente de acuerdo. La soledad no debe ser algo impuesto por la carencia de habilidades, sino una decisión estrictamente personal. Un “quiero estar solo por un tiempo” (ganador autónomo), en lugar de “siempre estoy solo” (perdedor obligado).

Tiempo para ti

Estar solo no significa estar encerrado en la casa, con barba de dos semanas y bañándose cada tres días. Un empleado normal utiliza sus vacaciones para hacer lo que durante su jornada laboral no podía: conocer nuevos lugares, viajar, explorar.

Tú puedes hacer exactamente lo mismo. A veces una pareja limita cierto tipo de planes porque no encuentran empatía en ciertos gustos, o no podías leer tanto como querías porque los fines de semana se los dedicabas a ella.

Ahora tienes un tiempo extra para dedicarte a ti mismo: hacer ejercicio, leer, explorar nuevas actividades, salir con tus amigas sin pensar en técnicas de seducción. Salir para disfrutar del plan sin la vocecita interna que está diciéndote: “genera atracción”, “lanza un nega”, “tómala de la mano”. Nada de eso.

Es tu tiempo, tus planes, tu egoísmo saludable que quiere satisfacer un deseo personal que tal vez en pareja encontraba una oposición. Reencontrarte con tus amigos, salir con otras chicas sin la mirada fulminante de una novia celosa.

Nuevas perspectivas

Un último aspecto tiene que ver con el resultado de estas vacaciones. Para cuando hayan terminado tal vez no seas el mismo. Habrás descubierto en la soledad (y no en la seducción) qué clase de mujer quieres ahora, qué estilo de vida se acomoda mejor a ti, tendrás nuevos hábitos y una mentalidad renovada.

Esto no lo consigues saltando de cama en cama o matándote la cabeza buscando la línea de entrada perfecta. Esto es algo que elaboras en la plena soltería, en la elección personal de darte un respiro y descansar de la seducción. Tras el descanso tendrás perspectivas y fuerzas renovadas.

Just Livin Life!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *