fbpx

Como enamorar una chica: Mejora tus cierres para incrementar tus citas

Plantar, poner, ahora si ya vamos a cosechar y cerrar la venta, luego haremos un cierre espectacular de la guía.

Conociste a la persona y le aplicaste todas las técnicas, le pusiste un ancla, te fijaste donde voltea los ojos, hiciste rapport, ahora vamos a cerrar la venta, ahora sí, quieres su teléfono, que te invite a salir, pasar al siguiente nivel, ahora sí es el momento de utilizar dónde la persona voltea los ojos para encontrar cosas buenas y de disparar el ancla, obviamente siguiendo esto con el estado espectacular en el que nos pusimos desde el principio y si se puede también, agregando alguno que otro patrón de lenguaje como la ilusión de alternativa.

Supongamos que estoy convenciendo a una chica de que me dé su teléfono, ya hablamos, ya me fijé dónde están sus recuerdos buenos, ya puse un ancla en su mano izquierda, estoy en un estado espectacular, tomé información que voy a usar después, conté mis historias, le hice reír, la entretuve y obviamente cada vez que conté una historia espectacular y ella estaba respondiendo mucho reforcé mi ancla para aprovechar, voy a cerrar el trato.

Entonces puedes decir “Me la pasé increíble, me agradas, eres muy guapa, me encantaría salir contigo otro día ¿Por qué no hacemos algo un día? ¿Qué te gustaría hacer?” mientras ella responde te mueves al ángulo donde ella encuentra las cosas buenas, casualmente estás en el ángulo donde debes de estar, donde sus ojos buscan los recuerdos buenos y de preferencia estás del lado donde pusiste anclas.

Entonces me paso para allá y le digo “¿Por qué no vamos a comer/cenar, al cine/teatro? ¿Por qué no vamos el viernes o el sábado? Hagamos algo, ¿Por qué no me apuntas tu teléfono aquí? / ¿Por qué no me llamas?” y en ese momento cuando ya estoy pidiendo el dinero, el momento de cerrar, en ese dinero disparo el ancla que haya puesto.

Lo que la chica capta es que la chica está allá, llegaste con un estado divertido, con mucha energía, mucho ánimo, hablaron, le dejaste hablar, tomaste información, luego hablaste y si fueras la chica ella pensaría que todo fluye, en su cabeza ella piensa “Él llego con mucha seguridad, buen humor, me cayó bien, es muy limpio, buena imagen” vamos a elegir más fácilmente a alguien que se ve que cuida su cuerpo, que no se ve desarreglado, se baña, su camisa es moderna, es importante, si vas a competir contra alguien que va al gimnasio seguido, que sus dientes no son amarillos y que se bañó ese día y tú no hiciste nada de eso, va a ser muy difícil ganar.

El hombre que sabe bailar tiene ventaja, no importa lo que diga cualquier persona, aprende, te va a servir. Supongamos que llegaste con todas estas armas, sabes bailar, vas al gimnasio o por lo menos tratas de no pesar 4 mil kilos, quizá ponerte bronceado no estaría mal.

Supongamos que sabes bailar, hablaste, hiciste un buen primer acercamiento, realizaste rapport, los dos tienen algo en común, además de que ya viste que tienes cosas en común, pusiste un ancla, solo la pusiste, te fijaste dónde pone los ojos para los recuerdos o para imaginarse algo bueno, contaste historias y lo hiciste muy entretenido.

Espero que también hayas guardado información para usarla después, entonces cambias tu estado un poco no solamente para divertirte, ser gracioso, si no que ahora lo cambias a seguridad porque sabes que no habrá manera en este mundo de que se resista a lo que va a suceder, debes tener esa actitud por dentro.

Ahora vas a hacer la venta, vas a pedir lo que quieres y obviamente si ya estamos avanzando hacia algo más romántico es importante que te salgas del friendzone, lo pudiste haber hecho con una broma en serio, viste que vas bien, que puedes pedir el teléfono, si vas bien puedes negociar un beso, vas por él, si no vas bien, te regresas al friendzone o quizá no vas a cerrar hasta después.

Supongamos que te saliste del friendzone y no hubo rechazo, vas a cerrar la venta, ¿Qué vas a pedir? Su teléfono, salir con ella. Entonces te diriges al ángulo de los recuerdos buenos y cuando ya vas a decir tu pregunta final, cuando vas a pedir o decir lo que va a suceder disparas el ancla y esperas la respuesta.

Aunque haya un 5% de fallo es divertido, te la vas a pasar bien, si no lo logras, que no te importe, hay 300 millones de personas en facebook y más en el planeta aún, además en todos lados existe una oportunidad cuando menos te lo esperas. Por ejemplo: Leo se subió a un avión hace dos semanas, iba a llegar a su asiento y había una chica sentada en su asiento y ella le dice “Por favor, déjame la ventana” él le dice “Te cambio la ventana por un tequila llegando al aeropuerto” prueba con amigos, con la prima, con la vecina y van a empezar a funcionar, hay que hacerlo familiar para que funcione, todo se resume en la actitud.

¿Cómo aplicas esto para las ventas? Lo que estás haciendo en una cita es vender un producto, a ti, estás audicionando un posible empleado o socio para ver si funciona ¿Cuál es la diferencia? Yo voy a una cita de negocios y lo primero que hago si estoy entrando a la oficina es hacer un escaneo rápido de su oficina para ver sus fotos, libros o discos porque así encuentras cómo hacer rapport más rápido, además no voy a mencionar ni su foto, ni su disco ni su libro, voy a sacar casualmente que a mí me gusta eso, para que él crea sin que haya dicho una palabra que tenemos algo en común, es bastante simple.

Siempre que alguien te diga un “No” o un “No sé” o un “Tal vez”, “Puede ser” cualquier negativa, agrégale un “Aún” al final. Entonces preguntaste “¿Por qué no vamos a comer/cenar?” si ella se encuentra insistente y te responde “No, es que no puedo”, entonces tú dices “Bueno, no puedes… aún” lo agregas con broma en serio y una sonrisa pícara. 

Nos regresamos al contexto de los negocios, si hiciste rapport rápido, tal vez no vas a poder tocar a la persona, tampoco es lo más prudente, pero si puedes poner un ancla pequeña con algo que te convenga mucho. De pronto logras sacarle a la persona una sonrisa, te empieza a contar algo muy emocionado o le preguntas lo suficiente para que se emocione, en ese momento pones un ancla, si no puedes tocar puedes hacer un ruido, decir una palabra única o mejor aún, en ese momento puedes mencionar tu producto o colocarlo en el ángulo bueno. Dispara el ancla, practícalo.

Si no hay manera de hacer rapport, no lo haces entrando, esperas a ver si en la conversación tienes una ventana de oportunidad o alguien dice algo donde tú sabes que puedes hacer rapport.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *